Galerias

 

Sobre la Tierra, Bajo la noche.


Una extraña y perturbadora historia se origina cuando el Barón Max Von Kleist y su esposa Ana Federica Vogel, un distinguido matrimonio alemán llegan a la Argentina hacía 1925.


Las primeras impresiones que reciben los esposos son la vastedad del paisaje y la arrobadora y misteriosa fuerza de esa tierra que han elegido para vivir.


A poco de llegar a Campo Grande, la propiedad rural que habían comprado, los invade la nostalgia y el ominoroso sentimiento de que sus vidas comienzan a tomar un rumbo diferente al que se habían propuesto. Tambien los abruma otro contradictorio sentimiento: culpa por separarse de su único hijo, muerto en la guerra y alivio por dejar atrás las ruinas y el dolor.


Ese ambiguo sentimiento se acrecentará con la aparición de los personajes que deambulan por la casona y la tierras aledañas que han comprado. En particular la Vieja frutos que, al frente de su familia, antiguos cuidadores del lugar, se plantea el oscuro propósito de instalarse para siempre en las propiedades de Campo Grande. La vieja Frutos rodeara a la Baronesa de cuidados y falsas atenciones hasta lograr el completo dominio de su voluntad y su vida. Ella asumirá la dudosa responsabilidad de atender la enfermedad del Barón con remedios caseros y artes de curandera.


El Barón, quien desde su arribo manifiesta síntomas de su dolencia, llega hasta el suicidio como consecuencia de no soportar los estragos de su lenta extinción.


Abismada en ese ámbito que no termina de asimilar, la Baronesa sobrevive a fuerza de entereza y voluntad. La mayor parte del tiempo, recogida en su habitación, se fortalece escribiéndole cartas a su hijo muerto y escuchando la nostálgica música de sus lieder preferidos.


Saldías, un hombre taciturno y sigiloso, de incierto pasado, estigmatizado por la creencia que los sindica como lobizón por haber nacido séptimo hijo varón, se convierte, paradójicamente, en la única persona confiable para la  Baronesa. También el único a quien la Baronesa se confía hablando en español. La Baronesa conoce la lengua española por ser hija de padre argentino. sin embargo se reserva el uso del alemán ante los demás con el fin de resguardar su intimidad.


El tío de Saldías un entrañable anciano e intuitivo arriero que lo protege desde su infancia, es el único que percibe con claridad el atribulado sentimiento de su sobrino.


El hijo de los frutos, avieso y equívoco personaje, atento a la progresiva decadencia de la Baronesa, va urdiendo una trama con la conveniencia de la Vieja Frutos hasta someterla.


Tal vez sea Saldías quien mejor intuye, aunque oscuramente, los misteriosos designios de la Baronesa. La Baronesa, a su vez, ve en Saldías, en su naturaleza enigmática y taciturna, un eco de sus propias cavilaciones. En consecuencia a él se confía. Dos universos opuestos se aproximan desde un sentimiento común: la orfandad y el deseo de desandar el camino que el imprevisible destino le impuso a cada uno de ellos.


Hacía el final es posible que ambos, mujer sacrificada e incompleta la Baronesa. hombre sumido en su barbarie primitiva, Saldías, llegan a comprender que lo esencial para un ser humano es convertirse en un ser humano, en el equilibrio de la igualdad y respeto de las diferencias, cualquiera sean sus razas, sus credos y sus ideas.


 

Imágenes

 

Videos